Cocina consciente, cocina sana, "Cocinando entre el cielo y la tierra".

Posted in Pascual Laza


El acto de cocinar implica una serie de factores propios  relativos  al proceso de trasformación de los alimentos por medio de las diferentes técnicas culinarias que aplicamos en esa trasformación. Para ello tenemos encuentra la cultura, las costumbres, las tradiciones sociales, el entorno, la religión, las creencias y un abanico inmenso de condicionantes. Ya quedó atrás el tiempo en el que, por norma y no como excepción,  se consumían productos locales, de temporada y en armonía con el entorno, gracias, o a pesar de la globalización, los medios de trasporte y los medios de comunicación, conocemos productos y culturas gastronómicas de todo el mundo. Si a eso le unimos la incipiente proliferación de la industria alimentaria en una carrera vertiginosa de producción sin límites, sin tener en cuenta el ecosistema , alterando genéticamente los alimentos sean del origen que sean , con la única premisa de producir más , más rápido y al menor coste económico, que no otro tipo de costes,  nos encontramos en una encrucijada en la que debemos tomar partido, ya que estamos jugándonos entre otras cosas,  la salud.

Si nos preguntamos qué es alimentarse, seguramente responderemos que es el acto de ingerir alimentos con el fin de satisfacer al organismo con los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Pero… ¿Sólo alimentamos el cuerpo físico? Y ¿de qué forma lo hacemos?, ¿qué pasa con la parte emocional? ¿Alimentamos el cuerpo espiritual a través de los alimentos, la selección de ellos y la forma y manera de prepararlos? Contesten ustedes mismos a estas preguntas y reflexionen sobre ellas. Cada ser humano tiene un proceso evolutivo hacia una alimentación en consonancia con sus creencias, cultura, costumbres y condicionantes.

En una civilización cada vez más tecnológica, cada vez más industrializada, supuestamente más avanzada , que no evolucionada,  con ritmos de vida frenéticos, donde no se tiene tiempo  para lo realmente importante,  en la que las enfermedades  que tienen relación directa con la alimentación proliferan no solo en la población adulta, nos debemos parar a tomar consciencia de la importancia de la alimentación, de la alimentación sana, de la alimentación consciente, tomemos como referencia  la celebre frase de Hipócrates: “ Que el alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento” . Claro, según a quien se le pregunte dará una respuesta distinta sobre su concepto de alimentación sana.

La alimentación sana,  es aquella capaz de nutrir el cuerpo físico, el mental y el espiritual, en un proceso consciente. Lo consciente designa al conjunto de vivencias de las que el sujeto puede dar cuenta mediante un acto de percepción interna, qué se siente, qué  se quiere y qué se obra con conocimiento de lo que se hace, con pleno uso de los sentidos y facultades. Para ello, es fundamental el acto de elegir los alimentos, alimentos que contengan vida, alimentos que conserven la memoria del mismo, integrales, de producción ecológica lejos de contener sustancias tóxicas para el organismo y que aporten la energía necesaria para el proceso consciente y sano de alimentarnos, excluyendo productos de origen animal si su grado de compromiso con el resto de seres vivos que comparten el planeta con nosotros así lo requiere. Por citar datos que avalen este argumento tan solo hay tener en cuenta las siguientes cifras: se necesitan 4500 litros de agua para producir un filete de 300 grs, 1000 litros de agua para producir 1 litro de leche de vaca, para producir 1 kg de carne se necesita entre 7 y 16 kg de cereal, ¿cuantas personas podrían alimentarse con este cereal?, el  70 % de la superficie agrícola se destina a la ganadería, en la superficie destinada a producir 1 kg de carne podrían cultivarse 200 kg de tomate. 1000 millones de personas pasan hambre en el mundo, si redujésemos tan solo un 10% el consumo de carne se salvarían de morir de hambre 100 millones de personas. ¿no creen que nadie debería morir de hambre?, la producción de carne libera gran cantidad de CO2, las vacas producen anualmente 100 millones de metano, equivalente al 20% total de la emisión de gas tóxico, contribuyendo al efecto invernadero del planeta, así como la producción de nitrato a través del estiércol , contaminando las aguas y contribuyendo  a la lluvia ácida. Además no nos olvidemos del sufrimiento de los animales, ¿han visto alguna vez como se sacrifican las vacas en un matadero? si aun así decides comer carne…, procura hacerlo en menor medida, aumenta tu consumo de verduras y si puede ser que las verduras no sean el contorno, más bien al contrario, esa ya es tu elección consciente y responsable.

Disfruta del placer de elegir  tus alimentos, se consciente de que tu alimento sea tu medicina, y sobre todo disfruta del placer de cocinar, trasmite esa energía de paz de conexión  y el acto de cocinar se trasformara en un acto de amor, de alquimia de compromiso contigo mismo y con los demás, así te habrás convertido en un generador de sensaciones a través de la COCINA CONSCIENTE, DE LA COCINA SANA, entenderás que es “Cocinar entre el cielo y la tierra”.

Tienda online de utensilios de cocina

Tienda online de suministros de hosteleria

Tienda online de suministros de hosteleria

Tienda online de suministros de hosteleria