Blog

Cocina Medicinal

Posted in Melina Viera


En los tiempos que corren nos habita una necesidad imperiosa de volver a relacionarnos con el alimento natural. Antes de la revolución industrial, hace unos 150 años, eran las mujeres y los niños quiénes se encargaban de elaborar la comida de cada día, trabajaban la huerta, molían semillas, amasaban panes, y el vínculo que se establecía entre el alimento y el ser humano era mucho más cercano, sin intermediarios. De esta manera el hombre respetaba a la naturaleza y la naturaleza le devolvía ese favor y, como en todas las relaciones a veces había tiempos fecundos y otras veces no. Por lo tanto, puede comprenderse que, la cocina es un ámbito imprescindible para la generación de conciencia ecológica, para trasmitir valores morales de respeto al prójimo, a la sociedad y a uno mismo; es el medio para acercarnos cada vez más a nuestro estado natural, instintivo, salvaje y divino. Y las recetas son fórmulas mágicas que nos permiten experimentar diferentes sabores,  exquisitos aromas, emociones y estados de conciencia. Muchas veces son esas sensaciones son las que nos acercan al terruño y nos llaman a la memoria. Cuánto se extrañan los sabores familiares cuando se está lejos de casa! Invito a cada lector que experimente esa apertura a las sensaciones en cada comida, que coma despacio, saboree, sienta y viva el alimento que ingiere. Esa es la manera más simple de crear salud, porque el ser humano comienza a elegir concienzudamente, y a creer en el enorme poder sanador de la naturaleza.

Melina Viera. Médica. Nutrición naturista, homeopatía, ayurveda.  
Generadora del blog de COCINA MEDICINAL. Este proyecto nace de la idea de unir Educación, Medicina y Cocina. Su fin es crear conciencia sobre la importancia que las elecciones alimentarias tienen sobre nuestro cuerpo, mente y espíritu, atendiendo a la premisa de que lo normal en el organismo humano es la SALUD, no la enfermedad. Difundimos recetas sin productos animales, refinados ni aditivos químicos.

 



Descubriendo nuevos sabores: el seitán

Posted in Carol Pino


La cocina vegana -como ya hemos comentado en artículos anteriores- se basa en respetar a los demás animales, y por ello en ingerir alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, cereales, legumbres, frutos secos, semillas...) popularmente muy conocidos, y que podemos encontrar en cualquier tienda de barrio o supermercado. Pero hay ingredientes y sabores, que no son tan utilizados en nuestra cultura culinaria, pero no por ello son menos sabrosos, versátiles y nutritivos (como puede ser el caso de los derivados de la soja, o ciertos tubérculos, plantas y cereales todavía no muy usados y conocidos, como la quinoa). En otros casos, se trata de formas diferentes de trabajar ingredientes conocidos, como el es caso de la levadura de cerveza o del seitán, del que hablaremos en este caso.
Estos nuevos ingredientes, sin ser -como decimos- imprescindibles, amplían nuestro horizonte culinario con nuevos sabores y texturas, que hacen que la cocina vegana sea aún más variada, sabrosa, nutritiva y divertida.


EL SEITÁN

El seitán es un plato originario de la cocina japonesa y china. Su base es el gluten de trigo, que se obtiene al tratar el grano de este cereal.
El seitán se puede comprar ya hecho, e incluso cocinado de diversas formas, pero resulta mucho más económico hacerlo en casa. De forma tradicional se lava harina de trigo con agua, para separar el gluten del almidón, pero

Los AGEs. El secreto está en como cocinamos los alimentos

Posted in Francisco Mata Rabasa

 

No, no estoy hablando de edad (age). Al menos no directamente. En esta ocasión nos referimos a unas sustancias tóxicas que se encuentran en los alimentos que ingerimos, que siempre han estado ahí y que tan solo recientemente han saltado a las primeras páginas de las revistas de salud. El cómo preparas (o preparan) los alimentos que comes cada día puede ser muy importante para tu salud.
Los AGEs (Advanced Glycation End products, o Productos Finales de Glicación Avanzada), se trata de un grupo de compuestos tóxicos que se forman a través de una reacción no enzimática entre azúcares y las proteínas, lípidos y ácidos nucleicos. Esta reacción también se conoce como la reacción de Maillard o la reacción de caramelización.

La síntesis en pequeñas cantidades de AGEs forma parte del metabolismo normal de nuestro organismo (1,2). Aparte de los AGEs que fabrica nuestro propio cuerpo, estas sustancias también se encuentran en los alimentos que ingerimos. Una gran variedad de los alimentos de la dieta de nuestros días son expuestos a procesos de cocción y procesado por diferentes razones: higiene, para alargar su vida en los supermercados o para realzar su sabor, color o apariencia, bien por la industria alimentaria o por métodos populares de cocción en el hogar. Incluso procesos tales como el almacenaje durante largo tiempo y la refrigeración/congelación determinan un aumento de los mismos. En particular, los métodos de cocción o procesado que más aumenta sus niveles en los alimentos son: la parrilla/barbacoa, asados, al horno o fritos (calor seco); (por ejemplo: carne o pescado a la plancha o la barbacoa, pizzas, refrescos, pollo frito, las papas, las galletas, la bollería,  etc.).
“Los AGEs son bastante traicioneros”, comenta la Dra. Helen Vlassara de la Facultad de Medicina del Monte Sinai, Directora del departamento de diabetes y envejecimiento, especialista en el tema, “ya que son sustancias que por otro lado también dan sabor, olor y una apariencia agradable a nuestras comidas” (3). “¡Los sabrosos AGEs! No podemos decirles “no”. ¡Así pues, los AGEs son adictivos!” (2). “El consumir cantidades elevadas de estos alimentos supondrá ingerir una cantidad excesiva de estos AGEs, a niveles que son tóxicos para nuestro cuerpo. La gente debería ser informada acerca de la ingesta de AGEs y ser aconsejados en cómo reducir los niveles, igual que se hace con respecto a las grasas “trans” (aceites parcialmente hidrogenados), el consumo excesivo de sal, los niveles de colesterol o el consumo de tabaco”.

¿Ser vegano es más caro?

Posted in Carol Pino


No.

El veganismo, como hemos comentado en artículos anteriores, no es sólo un tema de alimentación, sino una forma ética de vivir respetando a todos los animales. Así, podemos comprarnos ropa, zapatos y complementos confeccionados con algodón, cáñamo, esparto, lino, fibras sintéticas… sin ningún problema, y sin que eso suponga un mayor coste para nuestro bolsillo (tanto en verano como en invierno). También podemos asearnos y limpiar nuestra casa con una amplia gama de productos no testados en nadie que no quiera ser usado (los animales no humanos no dan su consentimiento para ello), y sin ingredientes de origen animal sin que suponga un mayor gasto, ya que hay muchas marcas que los ofrecen, en tiendas de todo tipo. También podemos entretenernos y divertirnos en actividades diversas donde no se use, esclavice o asesine a nadie, tan variadas y económicas como nos podamos imaginar.

Tienda online de utensilios de cocina

Tienda online de suministros de hosteleria

Tienda online de suministros de hosteleria

Tienda online de suministros de hosteleria